"Mientras perdemos el miedo": La lucha contra la violencia estatal en Mathare, Kenia

El único beneficiario del FNDH en Kenia, Mathare Social Justice Center, es una organización dirigida por la comunidad que trabaja para combatir la violencia estatal y las ejecuciones extrajudiciales en Mathare, Kenia.

Mathare es un grupo de barriadas de Nairobi, Kenia, que alberga a unos 500.000 habitantes que viven en asentamientos informales. Los barrios marginales se han visto afectados durante décadas por la violencia a gran escala y la brutalidad policial. El Centro de Justicia Social de Mathare (MSJC) se unió a finales de 2014 a través de un grupo de jóvenes miembros de la comunidad de Mathare para mejorar la seguridad de los residentes de Mathare y perseguir la justicia por las violaciones generalizadas de derechos humanos que se producen en la comunidad. El MSJC ha liderado la puesta en marcha de campañas y programas de justicia social sólidos e impactantes dentro de la comunidad, y está avanzando en la sensibilización de la comunidad sobre cómo acceder a la justicia y desafiar al enfoque habitual de las autoridades y los políticos a la hora de abordar las violaciones de los derechos humanos. Han creado una red de defensores de derechos humanos para vigilar y documentar las violaciones dentro de la comunidad, y una red de madres de víctimas de desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales que han creado una comunidad de solidaridad, apoyo y ruptura de barreras para hacer justicia y acabar con estas prácticas. El MSJC está arraigado en la comunidad para crear un cambio sustantivo para la seguridad y el bienestar de todos los miembros de la comunidad.

"Trabajamos en todos los barrios de Mathare para cumplir nuestros principales mandatos: la defensa de la justicia social y la documentación de las violaciones de los derechos humanos. Estos objetivos se recogen tanto en nuestra visión como en nuestra misión. Nuestra visión: tener un Mathare libre de violaciones de los derechos humanos" Del sitio web del MSJC

Hay muchas ejecuciones extrajudiciales en Kenia cometidas por la policía, que a menudo actúa con impunidad. Entre abril de 2018 y junio de 2021, el MSJC identificó a 99 personas que fueron asesinadas por la policía en Mathare y sus alrededores, pero es probable que haya decenas de otros asesinatos que siguen sin documentarse.

"MIENTRAS PERDEMOS EL MIEDO"

Una exposición fotográfica sobre la brutalidad policial

En julio de 2021, el MSJC organizó su primera exposición fotográfica, denominada "Mientras perdemos el miedo". La exposición muestra retratos de supervivientes de la brutalidad policial y relatos de familiares de víctimas de ejecuciones extrajudiciales por parte de la policía en Mathare.

"La exposición consta de retratos fotográficos y de un libro que contiene entrevistas con personas que han sido víctimas de la brutalidad policial y cuyos familiares han sido asesinados por agentes de policía kenianos. En algunos de los retratos los sujetos sostienen un papel con el nombre del ser querido que fue asesinado por la policía". – MSJC

Lea más sobre la exposición aquí, y vea algunos extractos de las entrevistas a continuación:

Esther Wambui, madre de Martin Ndungu

"Un día de 2014, Esther estaba en casa preparándose para cocinar algo de comida para su hijo, que se alojaba en Joyline, en Dandora. Su hijo era conductor de matatu [autobús] y su mujer se ganaba la vida lavando ropa en Komarock. Y como su mujer se levantaba muy temprano para ir a lavar la ropa, preparaba el desayuno para llevarlo a casa de él. Mientras se preparaba para cocinar, un Kamande, amigo de Martin, fue a su casa y le dijo que Martin había sido detenido por un policía: Martin había salido de casa con su hijo, y se dirigió a un restaurante cercano para comprar té para su hijo, y allí fue detenido. Esther y Kamande fueron inmediatamente al lugar donde Martin había sido detenido, pero no lo encontraron. Pero algunos testigos, que habían intentado alcanzar el vehículo policial que había llevado a Martin, dijeron que conocían al policía que lo había detenido. Cuando lo detuvieron, dejó a su hijo con el dueño del pequeño restaurante, y a Esther le entregaron el niño cuando llegó allí.

A Esther le aconsejaron que fuera a la comisaría de Buruburu después de buscarlo en la de Kinyago y no encontrarlo allí. Al principio le dijeron que estaba en libertad, mientras que otro agente le dijo: "mamá, llegas tarde". Ella no sabía qué significaba eso en ese momento. En lugar de ayudarla, le dieron vueltas: cuando volvió con apoyo, le dijeron que Martin había tenido un ataque de epilepsia y por eso lo llevaron al hospital Mama Lucy, pero él nunca había tenido epilepsia. Cuando fue a comprobarlo al hospital Mama Lucy, se enteró de que nunca lo habían ingresado. Cuando volvió a avisar a la OCS de que no estaba en el hospital, la golpearon. Y cuando pidió la documentación para denunciar su desaparición, la echaron de la comisaría. Entonces, ella y su familia empezaron a visitar los depósitos de cadáveres, en lugares tan lejanos como Naivasha y Narok [países vecinos] pero, siete años después, aún no lo encuentran".

Francisca Monthe, madre de Paul Munyoki

Paul tenía 19 años cuando fue capturado por la policía y tiroteado a plena luz del día. Franscica Monthe estaba muy enferma ese día, y esperaba que su hijo volviera con medicamentos. Cuando no regresó, fue ella misma a la farmacia. "De camino a la farmacia, me di cuenta de que varias personas en la carretera me miraban con ojos apenados. Sentí curiosidad y pregunté a una mujer qué le pasaba, y su respuesta fue: "Mamá de Paul, lamento la muerte de tu hijo. La policía lo ha asesinado en la forma como siempre lo hacen, pero un día lo superaremos".

Halima Diramo Malicha, madre de Nura Malicha

"Nura Malicha tenía 17 años cuando fue ejecutado por la policía. (...) Antes de su muerte, Nura le dijo a su madre que la policía lo había amenazado con ejecutarlo porque aseguraban que tenía una novia de la que uno de los agentes se había enamorado, pero él no estaba dispuesto a dejar de ver a esa chica. El MSJC y la Red ayudaron a la Mamá de Nura a conseguir un abogado para el caso de su hijo: ahora son como su familia. El caso ha estado en los tribunales durante los últimos dos años - el único caso que el MSJC ha documentado que ha sido remitido a los tribunales por la Oficina del Director de la Fiscalía (ODPP). Esperamos la sentencia a principios de 2021".

Sarah Wangari, madre de Alex

El hijo de Sarah, Alex, fue asesinado por la policía en Mathare. Un día, cuando iba a la tienda a comprar leche, vio a dos hombres muertos en el suelo, y los policías le dijeron que abandonara el lugar. Sarah se marchó, preocupada, ya que uno de los muertos llevaba una chaqueta similar a la del hijo. "A la mañana siguiente, fui a la funeraria de la ciudad para preguntar por ellos, y me mostraron el cuerpo de mi hijo: tenía diez balas, algunas en el pecho y otras en las manos y las piernas. Pregunté a los asistentes de qué se le acusaba, y me dijeron que se le acusaba de ser uno de los ladrones más buscados de Mathare, y que tenía una pistola pequeña. Me sorprendió mucho que mi hijo pudiera ser acusado de cosas que nunca había hecho". Sarah forma parte de la Red, y está muy agradecida de que, desde que perdió a su hijo, el MSJC haya estado con ella y la haya apoyado, y también es a través de la red que pudo obtener apoyo psicosocial".

Monica Nduku, abuela de Simon

El nieto de Mónica, Simon, estaba jugando con un amigo cuando fue alcanzado por una bala perdida: "'La señora que se fue con Simón dijo que escuchó un disparo y lamentablemente vio que una bala había alcanzado a Simón quien cayó al río. El arma fue disparada por un policía al que no conocían. Denunciaron el caso en la comisaría de Pangani, pero no les dieron un número de OB". Desde que se unió a la Red, ésta le ha ayudado. Ha recibido formación sobre medidas de seguridad, y a través de las formaciones, por lo menos, recibe alimentos que la impulsan cuando las cosas son difíciles".

Lea más historias en inglés y vea más retratos en este libro, que se publicó junto con la exposición.

Todas las fotos son de: Ed Ram/Centro de Justicia Social de Mathare (MSJC)

Algunos de los principales resultados del MSJC

Gracias al apoyo del FNDH, el MSJC ha hecho crecer su red de 30 a más de 70 defensoras de los derechos humanos de todo Nairobi.

Juntas, y con el apoyo de este proyecto, las defensoras se han reunido a menudo para ofrecer solidaridad judicial, aprender y apoyarse mutuamente durante otras crisis, lo que ha reforzado su red de forma significativa durante los últimos 12 meses del proyecto. Además, han recibido formación en materia de seguridad, lo que les ha permitido ampliar la protección de las personas y la comunidad. Lea más sobre el informe en inglés apoyado por el FNDH que detalla las experiencias de los miembros de su red aquí.