Organizaciones sociales abanderan la lucha por los derechos y la paz en Colombia

Este trabajo que ha sido acompañado por organizaciones internacionales como el Fondo Noruego para los Derechos Humanos (FNDH), ha logrado significativos avances para las víctimas del conflicto.
Imagen

La labor de las organizaciones de la sociedad civil ha sido de suma importancia para avanzar en materia de derechos humanos y del medioambiente, así como en la construcción de paz. Este ha sido el caso de Colombia, donde más de 40 organizaciones y colectivos apoyados por el FNDH implementan diversas iniciativas en la defensa de sus derechos.

El apoyo del FNDH "ha permitido visibilizar los patrones de criminalidad del Estado, a través de acciones concretas como la presentación de denuncias al Sistema Integral, y la apertura de investigaciones a altos funcionarios involucrados en graves violaciones", agrega el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (CAJAR).

Construcción de paz, lucha contra la impunidad y el acceso a la justicia

El acuerdo de paz colombiano que puso fin a más de cinco décadas de conflicto con una de las guerrillas más antiguas de la región, vive hoy un momento de incertidumbre ante la falta de implementación. Según un informe realizado por plataformas de derechos humanos, a la fecha solo se ha llevado a cabo un 4% de lo acordado.

“A pesar de las dificultades, las víctimas abrigamos la esperanza de un país diferente” Dicen las organizaciones sociales desde los territorios afectados por el conflicto armado.

Las organizaciones sociales y colectivos trabajan por el avance de este acuerdo histórico que supuso un paso adelante para la sociedad colombiana. 30 organizaciones apoyadas por el FNDH han alcanzado el avance de procedimientos y decisiones de las entidades que componen el Sistema Integral para la Paz, mecanismo que garantiza los derechos de las víctimas del conflicto.

Imagen
Familiares y miembros del equipo del Colectivo Sociojurídico Orlando Fals Borda (COFB) caminan por el cementerio de La Macarena en búsqueda de sus seres queridos. Foto: FNDH Colombia.

Dentro de su trabajo, las organizaciones copartes han acompañado a más de 7.000 víctimas del conflicto en su reclamo de justicia y fortalecen la participación de 11.329 personas en el Sistema Integral para la Paz. Mediante esta participación, las organizaciones también han podido elaborar 48 informes para la toma de decisiones procesales por parte del mismo mecanismo.

Imagen
Entrega oficial del informe ‘¿Dónde están nuestrxs desparecidxs?’ a la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD), la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia. Crédito: MOVICE.

Las mujeres, un pilar para la construcción de paz y la implementación del acuerdo

La participación de las mujeres víctimas del conflicto en la consolidación de la paz es un tema que, según organizaciones sociales feministas, sigue estando en un estancamiento. Sisma Mujer reporta que luego de cinco años de la firma del acuerdo de paz, solamente el 20% de las medidas de género presentan avances: el 50% avances parciales, el 26% no tiene avance alguno y del 4% no se tiene información.

“Este es un nivel de avance muy limitado considerando el paso del tiempo y la urgencia para estabilizar los territorios impactados por el conflicto, con especial atención a la situación de las mujeres y las niñas” Se lee en el documento ‘A cinco años del acuerdo final de paz: reactivar la paz con las mujeres’ por Sisma Mujer.

La sociedad civil colombiana ha asumido la tarea de asegurarse de que la construcción de paz en el país sea con las mujeres víctimas del conflicto. Dentro del conglomerado de organizaciones copartes del FNDH, el 90% incluye a esta población y el 67% realiza actividades en favor de la inclusión del enfoque de género en la implementación del acuerdo de paz.

En este mismo sentido, las organizaciones han estado en primera línea por los derechos de las mujeres víctimas del conflicto. De las copartes que contribuyeron a mejorar el acceso a la justicia y la lucha contra la impunidad, el 88% enfocó su trabajo en mujeres. Aquellas que trabajaron con el Sistema Integral para la Paz, el 59% promovió directamente la participación de ellas.

Imagen
La Ruta Pacífica de las Mujeres, uno de los movimientos feministas más importantes de Colombia, convocó la marcha por “la vida, la desmilitarización y la no estigmatización del territorio”, que reunió a miles de mujeres en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. Crédito: FNDH Colombia.
Imagen
Una integrante de la Ruta Pacífica de las Mujeres muestra el manifiesto que se invitó a firmar a las autoridades en el incluyen hacer seguimiento al acuerdo de paz y promover la mejora de las condiciones quienes defienden derechos. Crédito: FNDH Colombia

Derecho a la tierra, al territorio y a la defensa del medio ambiente

Según datos de Global Forest Watch, Colombia ocupa el sexto lugar entre los diez países con bosque tropical más deforestado. La tasa de pérdida de bosques primarios aumentó en 2020, pasó de 115.090 en 2019 a 166.485 en 2020.

“Los territorios étnicos y zonas de reserva campesina conservan el 55% de los bosques de Colombia, evidenciando el importante rol de las organizaciones defensoras del medio ambiente y la urgente prioridad de resguardar sus derechos fundamentales y sus territorios” Explica el área de Medio Ambiente, Bosque y Clima del FNDH.

En el país andino, las personas y organizaciones ambientalistas son las que defienden los derechos de la tierra y el territorio, y para esto desarrollan actividades específicas como acciones legales y litigios estratégicos, capacitaciones y consolidación de escuelas, hojas de ruta para la incidencia comunitaria, fortalecimiento de las guardias indígenas o campesinas, entre otras.

Imagen
La Asociación de Cabildos Indígenas Inga (ACIMVIP) realiza un reconocimiento del territorio indígena como parte de su trabajo por la defensa y el respeto de los derechos de los pueblos indígenas. Crédito: ACIMVIP.

Mediante el apoyo del FNDH, más de 20 organizaciones sociales han liderado 183 acciones de incidencia en todo el país para el diseño de políticas públicas que garanticen los derechos. En términos de apoyo legal y psicosocial en conflictos socioambientales, 78 casos fueron acompañados, de los cuales 83 reportaron resultados positivos.

Imagen
Espacios de encuentro y formación participativa para las lideresas sociales de la Red Nacional de Mujeres Defensoras del Medio Ambiente. Crédito: Fundación Natura.

Garantía para la defensa de los derechos humanos y medioambientales

Lamentablemente esta labor de defensa de los derechos ha sido acompañada por el desproporcionado y constante ataque. Colombia ocupa actualmente el primer puesto a nivel global como el lugar más peligroso para la defensa del medio ambiente y, en esta misma línea, más de 500 personas han sido asesinadas por defender los derechos humanos desde la firma del acuerdo de paz.

Human Rights Watch ha dicho recientemente en un informe que este constante ataque ha convertido al país en uno de los lugares con mayor número de muertes de este tipo en todo el mundo.

Imagen
Lideresas sociales y defensoras de derechos humanos en uno de los encuentros organizados para el intercambio de ideas y la identificación de los riesgos. Crédito: Corporación Compromiso.

Ante este escenario, las organizaciones internacionales también dedican parte de su apoyo al fortalecimiento de las garantías para la defensa de los derechos. Como resultado del apoyo por el FNDH, un total de 2.274 defensoras y defensores y 335 organizaciones recibieron formación sobre seguridad y protección. 728 personas en riesgo de asesinatos o amenazas recibieron asistencia inmediata.

Fotografía de portada: La Mesa de Trabajo sobre Desaparición Forzada en un acto público en el que solicitaron al gobierno que aceptara la competencia del Comité de la ONU contra las Desapariciones Forzadas para recibir y examinar casos de desaparición individuales e interestatales. Crédito: Coordinación Colombia Europa Estados Unidos.