Organizaciones colombianas comparten su preocupación por la represión de las protestas en Colombia

20 organizaciones de la sociedad civil discutieron con el Fondo Noruego para los Derechos Humanos sobre la vulneración de derechos durante las manifestaciones que comenzaron el 28 de abril.

Este espacio, impulsado por el Fondo Noruego para los Derechos Humanos, sirvió para repasar los antecedentes, futuros escenarios y también recoger recomendaciones que se entregarán las propias organizaciones a la Real Embajada de Noruega, durante una reunión el viernes 7 de mayo.

Sobre la situación actual de las manifestaciones y el papel de las instituciones, Alberto Yepes, de la Coordinación Europa Estados Unidos, lamentó que la Defensoría del Pueblo, institución oficial responsable de vigilar el cumplimiento de derechos humanos en el país, “se haya puesto de espaldas a la defensa de los Derechos Humanos”. Por su parte, Diana Sánchez, de la Asociación Minga, reflexionó sobre el papel clave que tiene la sociedad civil colombiana y el “esfuerzo tremendo” que está haciendo verificando violaciones de derechos humanos y compartiendo lo que sucede a través de redes sociales para que el mundo conozca lo que está sucediendo.

Otras voces como la de Camilo López, de la Fundación Estrella Orográfica del Macizo Colombiano (Fundecima) explicaron que la mayoría de quienes protestan “no están adscritos a ninguna organización de derechos humanos” y esto, dijo, provoca que haya un “riesgo muy grande” al no tener ninguna organización donde apoyarse ante posibles violaciones de sus derechos.

Elaboración propia.

El llamado a la comunidad internacional

Las organizaciones mencionaron algunas recomendaciones para la comunidad internacional. Alberto Yepes, de la Coordinación Europa Estados Unidos, destacó que es importante que las organizaciones y cuerpos diplomáticos internacionales incidan en el diálogo como una salida a esta situación. Pidió que el gobierno “escuche los reclamos de los jóvenes” y añadió: “No va haber diálogos si no encuentran a estas personas primero”..

Elda Martínez, de la Asociación Nacional De Zonas De Reserva Campesina (ANZORC), exigió también tener una propuesta concreta para la comunidad internacional y que las embajadas puedan generar un “proceso de incidencia” para que otros países conozcan lo que está pasando en Colombia”. En ese sentido, Jharry Martínez de Conciudadanía, también pidió que las autoridades internacionales “confronten más las decisiones que está tomando el gobierno colombiano”.

La represión de las protestas en Colombia ha causado hasta el 6 de mayo, 37 homicidios, y más de 1.200 personas heridas, según cifras del Instituto de estudios para el desarrollo y La Paz (INDEPAZ). “Las cifras están creciendo lastimosamente”, mencionó Leonardo González, coordinador del Observatorio de Derechos Humanos y Conflictividades, de INDEPAZ.