Afganistán: Llamamiento abierto a los Estados miembros de la ONU

Llamamiento abierto a los Estados miembros de la ONU para que garanticen la adopción de una resolución por la que se cree un mecanismo de investigación sobre Afganistán en el 48º periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Las organizaciones abajo firmantes escribimos para exhortar a los Estados miembros de la ONU a que garanticen la adopción de una resolución sólida por la que se establezca una misión de investigación o un mecanismo de investigación independiente similar sobre Afganistán como cuestión prioritaria en el próximo 48º periodo ordinario de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU (CDH).

Expresamos nuestro profundo pesar por la falta de una respuesta creíble del reciente periodo extraordinario de sesiones del CDH sobre Afganistán a la creciente crisis de derechos humanos que afecta al país. La resolución adoptada queda muy lejos de los llamamientos constantes de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán, del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, de los Procedimientos Especiales y de las organizaciones de la sociedad civil, y no está a la altura del mandato del Consejo de abordar eficazmente las situaciones de violación de los derechos humanos, incluidas las violaciones graves y sistemáticas.

Una misión de investigación, o un mecanismo de investigación independiente similar, con mandato y recursos plurianuales y con perspectiva de género para hacer el seguimiento de las violaciones de derechos humanos y los abusos cometidos en todo el país por todas las partes, informar periódicamente sobre tales actos y recopilar datos al respecto, es un componente fundamental de la respuesta internacional más amplia que se necesita de forma urgente para abordar la creciente crisis humanitaria y de derechos humanos en Afganistán. Este mecanismo es crucial para garantizar que los Estados miembros de la ONU están plenamente informados de la situación sobre el terreno a la hora de tomar decisiones importantes sobre cómo responder a la crisis, cómo ayudar a proteger los derechos y las vidas de la población de Afganistán y cómo prevenir nuevos crímenes. Es crucial apoyar a los valientes activistas y defensores y defensoras de los derechos humanos, especialmente a las mujeres defensoras de los derechos humanos, que han seguido haciendo su trabajo con un riesgo personal considerable y han solicitado el apoyo y la solidaridad de la comunidad internacional. También es crucial para dar un pequeño paso para abordar la falta de rendición de cuentas que alimenta los graves abusos y violaciones de derechos humanos en todo el país, y para complementar y apoyar el trabajo internacional y nacional en materia de rendición de cuentas por los crímenes de derecho internacional.

La necesidad urgente de un mecanismo de este tipo no pudo quedar más clara a lo largo de las negociaciones y en la apertura del periodo extraordinario de sesiones. La Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán, la alta comisionada de las Naciones Unidas para los derechos humanos, los Procedimientos Especiales, el Embajador de Afganistán ante las Naciones Unidas en Ginebra y un gran número de organizaciones nacionales, regionales e internacionales de la sociedad civil han hecho este llamamiento de forma clara y sistemática. La alta comisionada para los derechos humanos subrayó que, si bien su Oficina está dispuesta a informar periódicamente al Consejo de Derechos Humanos sobre la situación, era fundamental que el Consejo adopte “medidas valientes y enérgicas, proporcionales a la gravedad de esta crisis, creando un mecanismo específico para supervisar de forma estrecha la evolución de la situación de derechos humanos en Afganistán, incluyendo, de forma concreta, la puesta en práctica de las promesas realizadas por los talibán, con especial atención en la prevención”. Ignorar estos llamamientos constantes y quedarse de brazos cruzados y esperar a que se produzcan más crímenes para tomar medidas significativas es una dejación de responsabilidad por parte del CDH. El pueblo de Afganistán tiene derecho a algo mucho mejor que esto.

En el periodo extraordinario de sesiones, los Procedimientos Especiales de la ONU recordaron que los últimos 18 meses han sido los más mortíferos en cuanto a víctimas civiles registrados en Afganistán en los últimos tiempos, y también recordaron al Consejo el quinto informe del secretario general de la ONU sobre los niños y el conflicto armado en Afganistán (S/2021/662, 16 de julio de 2021), que documenta que las víctimas infantiles en el primer semestre de 2021 constituyeron el mayor número de niños y niñas muertos y mutilados para este periodo jamás registrado por la ONU en Afganistán, situación que se ha agravado en las últimas semanas.

En este momento crucial para el pueblo de Afganistán, estamos convencidos de que un mecanismo de investigación independiente es el único medio creíble para abordar la crisis de derechos humanos en el país, promover la rendición de cuentas y disuadir de nuevos abusos. Aunque algunos Estados propusieron la creación de un relator especial como solución de compromiso durante el periodo extraordinario de sesiones, esto no sería una respuesta adecuada o apropiada a una crisis de esta magnitud por una serie de razones, entre ellas la falta de recursos, la capacidad limitada y el menor alcance de dicho mandato. Observamos que la propia resolución del periodo extraordinario de sesiones destaca “la necesidad de investigaciones transparentes y rápidas de todas las denuncias de violaciones y abusos de derechos humanos y violaciones del derecho internacional humanitario cometidos por todas las partes en el conflicto, y de que los responsables rindan cuentas”. Evidentemente, la única forma creíble de hacer efectivo este compromiso es establecer esas “investigaciones transparentes y rápidas”.

Instamos a todos los Estados miembros de la ONU a que adopten con urgencia medidas para corregir el rumbo del Consejo de Derechos Humanos, garantizando que se establece un mecanismo de investigación sólido e independiente cuando se reúna para su 48º periodo ordinario de sesiones en septiembre. Como señaló la presidenta de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán en su discurso de apertura ante el CDH, “los activistas afganos sobre el terreno, mis colegas sobre el terreno, que se enfrentan a amenazas directas contra su vida y la de su familia, reclaman mejores resultados, mientras se arriesgan a perderlo todo por hacer esta reclamación […]. Muchas de las personas con las que hablo en Afganistán temen ya la posibilidad de que no haya un futuro para ellas. En nuestro peor momento, les pedimos que lo hagan mejor”.

LISTA DE FIRMANTES:

  1. Afghanistan Independent Human Rights Commission
  2. Amnesty International
  3. ARTICLE 19
  4. Asian Forum for Human Rights and Development (FORUM-ASIA)
  5. Asylum Seeker Resource Centre (ASRC)
  6. Australian Centre for International Justice
  7. Australian Human Rights Institute
  8. AWID (Association for Women's Rights in Development)
  9. Cairo Institute For Human Rights Studies
  10. Center for Justice and International Law (CEJIL)
  11. Centro de Documentación en Derechos Humanos “Segundo Montes Mozo S.J.” (CSMM)
  12. CIVICUS: World Alliance for Citizen Participation
  13. Comisión Mexicana de Defensa y Promocion de Derechos Humanos (CMDPDH)
  14. Committee to Protect Journalists
  15. Commonwealth Human Rights Initiative (CHRI)
  16. DefendDefenders (East and Horn of Africa Human Rights Defenders Project)
  17. DEMAS – Association for Democracy Assistance and Human Rights
  18. Egyptian Initiative for Personal Rights (EIPR)
  19. FOKUS Forum for women and development
  20. Forum Menschenrechte
  21. Free Press Unlimited
  22. FRI - Foreningen for kjønns- og seksualitetsmangfold
  23. Front Line Defenders
  24. Global Centre for the Responsibility to Protect
  25. HelpAge International
  26. Human Rights Now
  27. Human Rights Watch
  28. Humanists International
  29. International Bar Association's Human Rights Institute
  30. International Center for Transitional Justice (ICTJ)
  31. International Commission of Jurists
  32. International Federation for Human Rights (FIDH)
  33. International Federation on Ageing
  34. International Fellowship of Reconciliation (IFOR)
  35. International Movement Against All Forms of Discrimination and Racism (IMADR)
  36. International Service for Human Rights
  37. Jacob Blaustein Institute for the Advancement of Human Rights
  38. La Strada International
  39. Medical Association for Prevention of War (Australia)
  40. Minority Rights Group International
  41. No Peace Without Justice
  42. Norwegian Helsinki Committee
  43. Norwegian Humanist Association
  44. Rafto Foundation for Human Rights
  45. Right Livelihood
  46. Scholars at Risk
  47. The International Rehabilitation Council for Torture Victims (IRCT)
  48. The Norwegian Human Rights Fund
  49. Tokyo University of Foreign Studies
  50. VOICE Australia
  51. WO=MEN Dutch Gender Platform
  52. Women’s International League for Peace and Freedom (WILPF)
  53. Women's Refugee Commission
  54. World Organisation Against Torture (OMCT)