Contra la impunidad y por el acceso a la justicia

El FNDH da prioridad a proyectos encaminados a garantizar un acceso pleno e igualitario a la justicia, reconociendo éste como el componente clave para combatir la impunidad.

Sin embargo, asegurar el acceso a la justicia no es una tarea sencilla ante los enormes desafíos, independientemente de que las leyes nacionales e internacionales garanticen formalmente la protección de los derechos humanos. Algunos de estos obstáculos se basan en la discriminación de ciertos grupos por motivos de género, religión u origen étnico. Otros obstáculos están enraizados en la ausencia de marcos normativos, debilidades administrativas o en la falta de voluntad política.

Organizaciones apoyadas por el FNDH han realizado esfuerzos notables para reclamar su derecho a un acceso pleno e igualitario a la justicia. Algunos de estos esfuerzos incluyen la documentación de las violaciones de los derechos humanos, la promoción de su visibilidad, el empoderamiento de los grupos discriminados, la recuperación de la memoria histórica, y la asistencia jurídica gratuita.

Para las solicitudes de fondos

Los proyectos que trabajan contra la discriminación deben estar dentro de uno de nuestros ocho países prioritarios para poder recibir apoyo del FNDH. En la evaluación de las solicitudes, el FNDH dará prioridad a los proyectos que utilicen uno o más de los siguientes métodos:

  • La promoción ante los responsables de la toma de decisiones
  • El acceso a la justicia
  • El desarrollo de las competencias, que permiten a los grupos vulnerables aprovechar mejor los instrumentos jurídicos existentes para defender sus derechos.

Los proyectos pueden aplicar también otros métodos, pero deben utilizar uno o más de los métodos anteriores. El FNDH no apoya proyectos que se limiten a la sensibilización general.

El apoyo del FNDH al trabajo contra la impunidad y a favor del acceso a la justicia

"El acompañamiento político y económico del FNDH ha permitido avanzar y posicionar una estrategia psicológico-legal clave para la defensa de los derechos humanos, la construcción de la paz y el fortalecimiento organizacional".

TEMAS

En el marco de nuestra actual estrategia para 2016-2020, nuestros beneficiarios han trabajado y continúan trabajando para garantizar la asunción de responsabilidades por parte de los perpetradores de violaciones a los derechos humanos contra grupos marginados y vulnerables, así como de las instituciones que tienen el poder y los medios para proporcionar reparación y compensación.

Muchos de nuestros concesionarios trabajan con víctimas y supervivientes de conflictos y de ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas relacionadas con conflictos. Los proyectos que se centran en estas cuestiones abarcan 4 de nuestros 9 países prioritarios. Los conflictos tienen un impacto duradero en las mentes y los cuerpos de los sobrevivientes y las familias de las víctimas. La labor en esta área nos ayuda a comprender que no hay fecha de caducidad en el deseo de buscar la justicia y la responsabilidad por las violaciones de los derechos humanos cometidas por actores estatales o no estatales. Para los supervivientes que se sienten olvidados, este trabajo es especialmente importante y tiene un impacto profundamente personal en las vidas de aquellos a los que llega el apoyo de nuestros concesionarios.

¿CÓMO?

El apoyo a las personas afectadas por las violaciones de los derechos humanos y a las personas que están tomando la iniciativa en la lucha por los derechos es una característica importante del FNDH. El FNDH apoyó a varias organizaciones en países afectados por guerras o conflictos en el presente o en el pasado. El cambio de leyes y políticas es un esfuerzo a largo plazo que implica la contribución de muchas organizaciones de la sociedad civil a nivel local, nacional e internacional. El FNDH está comprometido con la mejora de la protección jurídica y administrativa en los países en los que trabajamos.

En nuestro actual período estratégico, hemos apoyado proyectos aplicando los siguientes métodos: creación de capacidades jurídicas, colaboración y establecimiento de redes, asistencia jurídica, cabildeo, talleres/formación sobre derechos humanos, terapia psicosocial, documentación, supervisión y presentación de informes sobre violaciones de los derechos humanos, y más.

¿QUIÉN?

Nuestros becarios son miembros de y/o trabajan con muchas comunidades marginadas y vulnerables. Muchos de ellos también trabajan con las autoridades locales (por ejemplo, la policía) y profesionales (abogados y trabajadores sanitarios) para impartir educación sobre la situación de los derechos humanos a las comunidades a las que prestan servicios, así como los procedimientos adecuados y basados en los derechos humanos, para la tramitación de sus casos. Colectivamente, nuestros concesionarios prestan apoyo directo y crítico a algunos de los grupos más marginados en sus países de origen e incluso en los contextos mundiales más amplios para algunos grupos (mujeres y personas LGBTIQ).

COLABORACIÓN

Nuestros concesionarios que trabajan en esta área estratégica han mencionado el apoyo para vincularlos con redes nacionales e internacionales y para ayudarlos a aumentar su seguridad y protección son las formas más valiosas de ayuda que el FNDH puede proporcionar además del aporte financiero. Seguiremos centrando nuestro apoyo en estas áreas, teniendo en cuenta al mismo tiempo las diferentes necesidades de apoyo de cada organización beneficiaria.